Sexualidad y género, todo un camino por tejer

Sexualidad y género, todo un camino por tejer

En el marco de BCapital 2018, se presentó en pasarela TRANS, la colección de la diseñadora Laura Laurens inspirada en la selva colombiana y creada de la mano de una tribu indígena Emberá Chamí trans que allí habita. El hecho de que una diseñadora decida tocar un tema de género durante el evento, abre la

En el marco de BCapital 2018, se presentó en pasarela TRANS, la colección de la diseñadora Laura Laurens inspirada en la selva colombiana y creada de la mano de una tribu indígena Emberá Chamí trans que allí habita.

El hecho de que una diseñadora decida tocar un tema de género durante el evento, abre la puerta de reflexión sobre dos términos que aunque relacionados, implican definiciones diferentes: el sexo y el género, a veces confundidos e incluso vistos como uno solo. El primero, un tema del cuerpo; el segundo en cambio, un tema de cultura e identidad.

Entendiendo el género como un aspecto que está relacionado directamente con la cultura, es cuando Laura comprende que la aproximación al término es un proceso que se va construyendo poco a poco y que se relaciona con la moda al interpretarla como un lenguaje que no necesita decir ninguna palabra para comunicarse; un lenguaje en el que los textiles son el lienzo, un lienzo sin títulos, una obra que está por escribir; siendo esta la razón por la cual la diseñadora crea piezas que parecen no tener género, permitiéndole a quien las porta explorar su identidad, sea hombre o mujer.

Es importante cuestionar entonces la relación que existe entre el diseño, la comunidad indígena Emberá Chamí y la idea de género; y para esto, lo primordial es conocer los saberes tradicionales ancestrales indígenas, que aunque le pertenecen también al colombiano de la ciudad, este se ha desarraigado, viendo estas tradiciones como algo del ‘otro’, omitiendo que como bien lo dice Laura Laurens “no se trata de –los otros- sino de –nosotros-“.

La comunidad Emberá Chamí se reconoce por la tejeduría de chaquiras, siendo una tradición el hecho de aprender a tejer desde que son unos niños. A través del oficio, los indígenas dignifican su vida dentro de la comunidad. Es así como el hecho de tejer, le permite al grupo trans, sentir que son parte activa del lugar que los vio crecer, trabajar con ellas es una manera de empoderarlas a través del oficio.

Siendo Colombia todavía un país conservador, resulta retador el hecho de pertenecer a minorías, y además, interpretar libre y públicamente la idea de género; sin embargo, la aceptación del otro es un proceso sobre el cual se va avanzando poco a poco, todo un camino por tejer.

Prensa Inexmoda
ADMINISTRATOR
PERFIL

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.