Moda divina

Moda divina

Las grandes marcas del mundo han comprendido las necesidades de los feligreses para diseñarles productos.

El auge de la modest fashion o moda recatada se debe en gran medida al entendimiento de grandes marcas como H&M, Dolce & Gabbana, Marks & Spencer, Louis Vuitton, entre otras, del potencial del mercado musulmán y a la necesidad e interés de sus mujeres por vestir prendas con estilo, sin ir en contra de sus principios y costumbres.

Colecciones como Abaya de Dolce & Gabbana, que incluyó hijabs (velos) y abayas (túnicas), es un buen ejemplo del diseño que respeta la cultura y permite disfrutar de la moda. En tonos neutros, pero con texturas, encajes y estampados florales que responden a su gusto por la moda, tal como sucede en Occidente, estas prendas demuestran que “tanto en el mundo cristiano como en el musulmán las mujeres pueden ansiar la moda y disfrutar de ella, siempre y cuando esta pueda mediar entre ese deseo y sus necesidades religiosas”, explica William Cruz Bermeo, docente de historia de la moda en la Universidad Pontificia Bolivariana.

Nike también supo entender y aprovechar este mercado: diseñó un hijab para que las atletas musulmanas puedan practicar y participar en las competiciones deportivas sin tener que quitarse el velo o usar uno tradicional que podría dificultar sus movimientos.

Y aunque hay críticos que acusan a esta y a otras marcas de oportunistas, lo cierto es que el mercado religioso, independientemente del credo, constituye una gran fuente de inspiración para los diseñadores. 

Claves para aprovechar el mercado religioso

Para que una marca o un diseñador sea exitoso al crear prendas o accesorios para un público religioso, según Cruz Bermeo es importante:

  • Investigar primero los aspectos culturales incluidos en cada credo. Por ejemplo, la idea que tienen sobre el cuerpo, la sexualidad y sus modos de representación, “temas cruciales que se manifiestan en cómo vestirse para responder a los preceptos morales”.
  • Estar alerta a la creciente fragmentación religiosa que existe en el mundo. Hoy las vertientes son múltiples y cada una demanda ropa a la moda, pero acorde a las creencias. Para acertar es necesario conocer “la moral” del color y de las telas.
  • Diseñar y lanzar productos que respondan a necesidades concretas para no equivocarse ni ser tachados de ser una marca oportunista.

Moda e imaginación católica

Este año, la gala y exposición de moda del Museo Metropolitano de Nueva York estuvo inspirada en la estética y la iconografía de la religión católica. Creaciones de las firmas Chanel y Lanvin desde 1920 hasta diseños de Versace, Christian Lacroix, John Galliano y piezas de Yves Saint Laurent, entre otros, fueron protagonistas, así como 50 atuendos papales prestados por el Vaticano. Una muestra más de que entre la religión y la moda existe una estrecha relación.

“Seamos testigos de Jehová, adventistas, musulmanes o cristianos activos todos los humanos disfrutamos de crear nuestra imagen, y es ahí donde actúan las fuerzas del mercado”.

William Cruz Bermeo, docente UPB.

Prensa Inexmoda
ADMINISTRATOR
PROFILE

Entradas relacionadas

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.

WhatsApp chat