Moda activista para transformar el mundo

Moda activista para transformar el mundo

Nuevas generaciones comprometidas con causas políticas y sociales que impulsan la moda hacia una nueva forma de activismo.

El compromiso de las nuevas generaciones con causas políticas y sociales impulsa la moda hacia una nueva forma de activismo.

Una chaqueta reversible con la letra de la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos, un collar con la frase “We the people” y una campaña de Benetton que recuerda que cien millones de jóvenes buscan trabajo en el mundo son solo algunos de los ejemplos del denominado fashion hacktivism.
Esta es una propuesta que se ha venido consolidando con varios enfoques:

  1. La utilización de materias primas amigables con el medioambiente
  2. El uso de mano de obra sin abusos laborales
  3. La promoción de un consumo responsable
  4. La divulgación de mensajes políticos en prendas que reivindican ideas o la defensa de derechos.

Con la fast fashion un consumidor compra hasta cuatro veces más prendas que en los años noventa. El reto ahora es tratar la ropa desechada con un cuidado similar al de las baterías, para garantizar el tratamiento adecuado de los compuestos químicos de las telas.

Entre los líderes de esta tendencia se encuentran:

  • La inglesa Kate Fletcher, quien creó en 2007 el slow fashion y plantea el ciclo vital en la fabricación, consumo y uso de la moda para reducir el impacto ambiental.
  • Re-becca Early, que acompaña investigaciones con variedad de enfoques sobre el diseño textil sostenible.
  • Otto von Busch, teórico y diseñador sueco que desarrolló el término fashion hacktivism, el cual define como un aprendizaje colectivo para cambiar el Sistema Moda con compromiso, creatividad y bajo el principio DIY -Hazlo tú mismo- para actualizar o modificar las prendas que se usan.

Por su parte, la diseñadora neoyorquina de origen libanés Céline Semaan afirmó para The New York Times que la moda es una forma de activismo y que su intención, por medio de su marca Slow Factory, como respuesta al fast fashion, consiste en unir a la gente a través del

Activar conversaciones

Inspiradas en El segundo sexo, de Simone de Beauvoir, y en la urgencia de hablar del género y la posición de las mujeres en la sociedad, tres creadoras locales dan vida a la marca Macha para “derribar el patriarcado” con camisetas bajo el estilo white teen fashion y mensajes que invitan a la conversación como “No me vestí para vos”, “Libres y poderosas” y “Peleo como niña”.

Para Camila Aristizábal Arango, emprendedora de la marca, “la manera en que me presento es también una representación política que puede generar diálogos, reunir a personas que se identifican con el mensaje y apoyar iniciativas urgentes”.

Con sus cuatro colecciones y su número de seguidores en crecimiento, Macha apuesta por poner a pensar a quien porta y a quien ve la prenda. Una respuesta desde la moda que, en palabras de Otto von Busch, pretende cambiar el sistema, no destruyéndolo, sino haciendo parte y construyendo con él.

Estilo para crear un movimiento global que se sensibilice frente a temas como la prohibición del ingreso a los Estados Unidos de musulmanes o la defensa de la libertad y la democracia.

Principios del fashion hacktivism

  • Comparte ideas.
  • Aprende de los otros.
  • Valora el tiempo y el trabajo.
  • Responde a una conciencia ética.
  • Se compromete con el cuidado del planeta.
  • Abre, descompone y juega con las piezas.

Conoce la mirada de Otto von Busch aquí

Prensa Inexmoda
ADMINISTRATOR
PERFIL

Entradas relacionadas

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.